Temas

miércoles, 13 de julio de 2011

Un mundo maravilloso

Resulta que te querés comprar algo que vale... digamos... un tercio de tu sueldo.
Fácil. Ahorrás, digamos, el 10% de tu sueldo por tres meses, y te lo comprás. 
Si es algo más caro, ahorrás más meses.

Pero no.

Resulta que te mandaron sin que pidieras una tarjeta. Que encima te dice que te ahorrás no sé cuánto en comprarte eso que querés. Y decís bueno, la uso para comprarme ésto así ya lo tengo ahora.

¿Ansiedad? No sé.

Pero resulta que esa tarjeta también te da un 20% de descuentos en libros, y como sos tan viva, lo aprovechás. Notando que hacía años que no te comprabas uno nuevito y en un negocio que al menos tuviera tarjeta, te comprás dos, y dos para regalar. Hay que aprovechar el 20%.

Qué bien. Vas bien.

Y ahora hay un descuento en calzado para el día del padre, y comprás dos pares. Claro que son para vos y no para tu papá, pero vos necesitabas justo justo... ¡y te descuentan el 30%!

Avanti. ¡Cuánto que ahorrás! Encima te lo detallan en la tarjeta. ¡Sos re viva!

Es que te urge. Te urgía antes de los libros y los zapatos pero te costaba mucho ahorrar tantos meses... es otra cosa que sale un poco más del 50% de tu sueldo, y hay que amueblar el departamento. Te mudaste hace un par de años y todavía no lo tenés completo. ¡Y ésta es la oportunidad!

Clink.

Entonces te encontrás con todas esas cosas que jamás hubieras podido pagar en un mes. Tal vez tendrías que haber ahorrado más de un año. Pero las bondades del endeudamiento te han tocado con la barita.

¡Cuanta magia!

Lo cierto es que ahora, rodeada de tus cosas que no podrías saldar en un pago... ¡todavía tenés capacidad de tarjetear! ¡Ésto sí que es el paraíso fiscal!

Jamás fuiste de entusiasmarte con las compras. Ni vidrieras mirabas.
Y ahora te encontrás controlándote para no mirar más vidrieras, ni chusmear, aún sabiéndolo mentiroso, el nuevo porcentaje de descuento.

Un amigo, que sigue por los sanos y tradicionales métodos del ahorro previo, te pregunta: "¿dónde estará la trampa? ¿qué ganarán estas empresas, que hacen tantos descuentos?" 

Y le respondés: ¡sencillo! venderte lo que jamás te hubieras comprado de haber tenido que ahorrar un año para ello.

2 comentarios:

  1. jejeje, sí así funciona. aprovechar lo incautos que somos es la clave.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Anónimo. Es que es un universo que no había transitado... ¡y es tan triste sentirte que caés como una chorlita en un sistema tan patéico, pedorro y obvio!
    ¡Imaginate lo que hace a la gente que adora comprar! malísimo...

    ResponderEliminar

Comentarios