Temas

domingo, 22 de agosto de 2010

El idioma de Lola


GdA- ¿Cómo te fue en ese viaje soñado?

L - ¡Cuando volví mi vieja no me fué a buscar al Aeropuerto! ¡¿A ustedes les parece?!


Así empezó el relato del fabuloso viaje que Lola se hizo por playas paradiscíacas, con Chongo extranjero incluido y todo.

GdA- Bueno, bueno. ¿Pero cómo estuvo el viaje? ¡Mostrá las fotos! ¿Cómo quedaron con el muchacho? ¿Recorriste mucho?
L- ¡Es que no puede ser! ¡Tuve que pagarme un taxi desde el Aeropuerto a casa a las 4 de la mañana, y todo el recorrido pensando que me robaban! Si hubiera sido mi hermana seguro la buscaban. ¡No vino ni mi vieja, ni mi viejo, ni mi hermana!

Como no había modo de hacerla salir del tema, el Grupete de Amigas convocadas para darle la bienvenida se abocó de lleno a él.
GdA -¿Pero vos les habías pedido que te vayan a buscar, te dijeron que sí, y luego no aparecieron?

L -¡Claro! Yo les dije "No hace falta que vengan a buscarme, no se molesten". ¡Más vale que quería que vengan! y ellos lo sabían.

GdA -¿Y ellos te dijeron que iban a ir igual, aunque vos les dijiste que no se molesten?

L -¡Pero sí! Me dijeron "Bueno, vemos ese día" ¡Es obvio que sí! ¡Y no vinieron! Los reputeé a todos hasta hoy, y mi viejo me preguntó cuándo dejaré de echárselo en cara. Le dije que nunca en mi vida.

Desconcertado, el Grupo de Amigas reunidas empezó a inquirir:

- ¿Pero por qué no les dijiste "vengan a buscarme, es importante para mí"?
- ¿Por qué cuando dejaron esa respuesta ambigua no la aclaraste tipo "pero van a buscarme ó no"?
- ¿Por qué esa cortesía forzada en pleno seno familiar, de decir "no se molesten" cuando querés decir "necesito que vengan a buscarme"?

L -Ay, chicas. Me extraña. Yo no quería darles una orden. Lo que una quiere en realidad, es que los demás quieran darte una mano. En este caso, buscarme por el aeropuerto. Que surja de ellos.

Amiga1 -Pero si fuera así, no se lo echarías en cara. Sólo comprobarías que no surgió de ellos. Pero no podés obligarlos a que les surja, o reprocharles que no les surje buscarte.
Silencio.
Casi como sentencia, esa frase sonó a que "no te quieren ni jamás lo han hecho". Cosa que obviamente no es así. Lo que intentaba desentrañar Amiga1 era lo loco del discurso que siempre tiene Lola. Que cuando dice "no importa", quiere decir "importa". Que cuando alguien le dice "tal vez", ella interpretaba "si" ó "no" según lo que ella espera escuchar. Como si viviera en un plano discursivo paralelo, aun en su ámbito más íntimo como el de la familia, los amigos, las parejas.

Amiga2: Algo parecido pasó para tu cumpleaños. Nos dijiste a todas que no querías festejar, que no vayamos a verte. Te cansaste de repetir eso tajantemente y al día siguiente nos estabas puteando a todas porque no habíamos ido.

Lola: ¡Pero chicas! ¿Quién no quiere que sus amigas vengan a su cumpleaños? ¡Por favor!

Es inútil. Más de diez años de conocerla y aun no decodificamos el idioma de Lola.

3 comentarios:

  1. jajajajajajjajajajajajaj

    soy igual a Lola
    la histeria femenina en su maxima potencia!!

    ResponderEliminar
  2. dañina me sugirió este blog! muy bueno!

    creo que varias somos como Lola, justamente siempre comentamos este problema.

    esperamos que les salga a los demás, naturalmente, sin que sean necesarias nuestras palabras!

    situación:
    - hablamos después?
    - si, hablamos después o cuando puedas! no te preocupes.

    eso quiere decir, llamame después o me voy a enojar y a poner mal!

    ResponderEliminar
  3. Hola, chicas!! Gracias por la visita.

    Si... Todas hemos dicho un "dejá, no importa" pero cuando la otra persona sí hace "eso", nos sentimos super gratificadas. Pero... ¿PARA TAANNTTOOO? ¡Juro que esta conversación con Lola es real!

    Cada vez que Lola dice algo, ¡yo ando con las antenas tratando de decodificar qué habrá querido decir! Así no se puede...

    ¿O será que yo soy menos vueltera?
    mmm... en este caso... ¡entiendo a los hombres! :-P

    ResponderEliminar

Comentarios