Temas

miércoles, 4 de agosto de 2010

¡Por fin! me enamoré

Ay... me enamoré.

Viste cómo es. Que si te gusta, que no, que maso, que no me gusta mucho pero me da bola... pero cuando te enamorás no hay duda. ¡Y hace mucho que no me enamoro! mucho mucho. Todos sabemos que el amor aparece en el momento menos pensado y siempre nos sorprende.
Nunca me sorprendí tanto como hoy.

Son hermosos.
Sí. Son dos.

Me enamoré de los dos.

El ratito que estuve, que ni me dio tiempo a sacarme el abrigo, me confirmó que estoy enamorada de ambos. Ya los había visto una vez, pero yo estaba a las corridas y fue más un trámite que otra cosa. Hoy estuve tal vez hasta menos tiempo que la vez pasada pero yo estaba en otra sintonía.

Cuando llegué a la puerta me acordé "¡Cierto! Estos muchachos son super interesantes, me encanta lo que hacen, muy agradables, tienen el estilo perfecto que encaja conmigo, y son muy muy muy lindos... ¿Cual era el que me gustaba más?"

Pero no pude: cuando entré no quise perder el tiempo en evaluarlos entre sí. Son los dos, y el equipo que hacen. Si hasta parecen más hermanos que los hermanos reales de cómo fluyen, sus tonos de voz, lo que proponen, cómo te miran a los ojos... ay... me enamoré. Ellos me hablaban de manera tan acogedora, y como buscando coincidencias, lugares que casualmente conocíamos, historias similares... y yo sólo podía imaginarme viviendo ahí, los tres en comunidad (cerrada a nosotros tres, obvio) y siendo felices para siempre. Hasta los sillones, las paredes, la biblioteca, la calidez de la luz que había hacían la atmósfera perfecta...

Y parecen Uno... ni siquiera puedo imaginármelos separados.

Ay... ¡y qué lindos son!

Salí casi sonrojada, y me fui suspirando las diez cuadras que separan mi casa, de mi futuro hogar conjunto.

1 comentario:

  1. Ja! No se si felicitarte por tu enamoramiento, o aconsejarte que elijas uno!

    Igual, brindo contigo!

    ResponderEliminar

Comentarios